¡BIENVENIDOS!

Mis aficiones al vídeo y a la fotografía y algunos que otros hobbys, así como comentarios de colaboradores desde su particular punto de vista.

Mi nueva cuenta en twitter: @zeniacosta

Buscar este blog

martes, 29 de julio de 2008

QUE SUERTE VIVIR EN CANARIAS!. PARECE QUE VIVIERAS EN EL CULO DE EUROPA.

En la web de canarias bruta, me econtré con este interesante artículo que no tiene desperdicio.

La verdad que cuando a uno le toca de lleno es cuando cae en todas estas circunstancias: Pagar aduana en Canarias.

Comenta Miguel en Canarias Bruta:

Hace más de año y medio ya hablé del tema de las aduanas y hoy Canarias Ahora lo hace con un titular que, pese a parecer exagerado, es absolutamente cierto: Es más barato exportar a Polonia o Rumanía que a Canarias .

Absolutamente verídico la mayoría de las veces. Porque somos europeos, pero menos. Como escribía en el artículo de hace año y medio, el Regimen Económico y Fiscal que disfrutamos en Canarias, cuyo impuesto indirecto, el IGIC, varía entre el 0% y el 5% (el 5% en la mayoría de los casos) hace que toda mercancía, venga de cualquier país de la U.E. o de cualquier parte de España que no sea el archipiélago canario tenga que pasar por aduanas para liquidar el IGIC, ya que la mercancía teóricamente no viene gravada con el IVA peninsular.

Pero ojalá fuera sólo el IGIC. Si fuera sólo eso, a nadie le molestaría. Te traes un producto de 100 Euros, pagas 5 de IGIC. Como si lo compraras aquí. El problema es que para liquidar ese IGIC tienes que recurrir a un agente de aduanas.


Un agente de aduanas es el señor que rellena un papel llamado DUA (documento único aduanero) en el que se refleja de dónde viene la mercancía, en qué vuelo/barco vino, qué contiene (siguiendo una tabla fija con categorías de productos) y cual es el valor de la factura, o si no la tuviera por no ser mercancía comercial, cual es su valor estadístico (por indicios o precio medio de mercado, también siguiendo unas tablas).

Cuando digo que un agente de aduanas rellena el papel, es en sentido figurado. Un agente de aduanas rellena un papel de la misma manera que un notario te redacta unas escrituras de compraventa (lease: lo hace un empleado con un ordenador, usando un programa, dos pulsaciones de tecla y un formulario preimpreso que se rellena en una impresora matricial).

El agente de aduanas no se tiene ni que molestar en firmar el documento, que ya le dispensa el Gobierno de Canarias por ello.

¿Cuanto cobra el agente de aduanas? Entre 18 y 50 euros. Eso comprende honorarios. Pero a veces también conceptos despiporrantes como fotocopias, desplazamientos y llamadas de teléfono.

Pero esperen, que aún hay más: Procura no traer mercancía que caiga dentro de la lista del AIEM (Atributo sobre la Imposición y Entrega de Mercancías) porque entonces, además del IGIC, te toca pagar un recargo por ser anti canario e insolidario con la industria local. El recargo suele rondar un 15% del valor de la mercancía.

Así como lo oyen: Nos descojonamos cuando en las anotaciones en las que criticamos algo canario salen los típicos llamandonos anti-canarios y clamando que si es canario es bueno. Pero es que resulta que el Gobierno de Canarias… ¡¡hace lo mismo!!. ¿Que traes manufacturas de madera?: Paga recargo. ¿Que traes colchones?: Paga. Un buen amigo mío es importador para las islas de una famosísima salsa picante norteamericana. Cuando entran en el puerto los contenedores con la salsa ¿adivinan qué? Paga AIEM. Porque resulta que existe un epígrafe del AIEM que es “salsas para alimentación”. Así, sin más especificaciones. Paga un 15% de recargo porque en Canarias también se hacen “salsas para alimentación”. ¡Con dos cojones! ¡Gracias, Intercasa!.

No todo es oscuro en el panorama de las importaciones. Hay empresas, poquitas, pero las hay, que funcionan muy bien, son absolutamente serias con su trabajo y no abusan del cliente. Son empresas con las que sabes de antemano cuanto te costará el transporte, cuanto te costará el despacho de aduanas (entre 15 y 18 euros) y que te entregan la mercancía con una factura detallada del servicio, la copia del DUA y la carta de pago del IGIC (la carta del IGIC es algo que, no se por qué, casi todas olvidan entregar al cliente, pese a ser necesario para desgravar el impuesto).

De resto, uno se puede encontrar de todo. Si una empresa te manda un producto comprado, por ejemplo, en Internet, por una mensajería de las grandes (por ejemplo UPS, Fed-Ex o similares), esas empresas no operan directamente en las islas, por lo que será una empresa local la que se presente a la puerta de tu casa con el paquete pidiendote lo que les de la gana por el despacho de aduanas y otros dicharacheros conceptos. Y el cliente, la mayoría de las veces, traga y se calla, porque no va a perder la mercancía.





No hay comentarios:

Publicar un comentario

Seguidores