¡BIENVENIDOS!

Mis aficiones al vídeo y a la fotografía y algunos que otros hobbys, así como comentarios de colaboradores desde su particular punto de vista.

Mi nueva cuenta en twitter: @zeniacosta

Buscar este blog

viernes, 6 de febrero de 2009

ESTA LLOVIENDO EN EL H.U.C.

Nuestra colaboradora Katayza Casanova nos ha enviando una carta para compartir con todos:



Está lloviendo en el H.U.C.

Me reconozco una adicta a las series de televisión en especial de médicos, como por ejemplo Urgencias de factura americana y Hospital Central española, por esa razón había idealizado ese servicio.

Desgraciadamente he tenido que recurrir a Urgencias del Hospital Universitario, hace casi 3 meses, en concreto el 5 de noviembre de 2008, mi madre había ingresado sobre las 12 h. del mediodía, en estado de coma, bueno en ningún momento pensé que el desenlace fuera fatal, para esto no se prepara nadie aunque la muerte forma parte de la vida intrínsecamente.

Llevaba cuatro horas desde su ingreso y aún no le habían hecho pruebas para hacerle un diagnóstico certero… (sin comentarios), tengo la certeza que si mis apellidos no fueran tan corrientes o tuviera a alguien conocido en ese servicio o fuera de familia “importante” seguramente la historia no sería la misma.

Bueno reflexiones aparte, volvimos a esperar y la médico residente, nos cuenta la situación, al principio no la entendimos bien, ya que empleó unas palabras técnicas pero ante nuestra cara de desconcierto y de preocupación nos habló en un lenguaje más comprensible está muy malita y tiene un derrame cerebral invasivo, cabe la posibilidad de operarle de la cabeza pero está en estudio, pero esto no fue viable y el final era cuestión de horas.

En ese período de espera que ha sido uno de los más duros de mi vida, ni siquiera pudimos estar con ella, cogerle de la mano, despedirme de ella, fue a las 12,30 de la madrugada, que nos vuelven a llamar, acudimos mi hermana y yo, y de nuevo aparece la médico residente, sus palabras fueron ha muerto, ni un lo siento, ni hemos hecho todo lo que hemos podido, su frase sonó neutra, lo mismo podía haber dicho está lloviendo y hubiera empleado el mismo tono, pero no significan lo mismo. Salimos corriendo hacia fuera dónde nos esperaba la familia para poder abrazarnos y compartir el dolor tan fuerte. Esa es la respuesta que se merecía esa médico, es decir, ninguna.

Lamento que tengamos un servicio de urgencias no sólo caótico en su funcionamiento, sino totalmente deshumanizado. Yo puedo entender que estén sobrecargados que no dispongan de suficiente personal, pero no puedo aceptar que esas dos palabras equivalgan a está lloviendo, no puedo.

Nota aclaratoria: En un principio redacté este escrito incluyendo la parte emocional que por razones obvias las he quitado, creo que el dolor es personal e íntimo, así es como yo lo vivo.
Kataysa Casanova

3 comentarios:

  1. Hola Kataysa.
    Sigo esta página desde hace tiempo y nunca había hecho un comentario en ella; pero en esta ocasión si me apetece hacer un comentario dado que leí tu carta y siento empatía contigo, comprendo todo lo que dices y comparto tu tristeza por esa actitud (eso quiero que quede claro). Quiero decirte una cosa para que no te sientas tan mal por la actitud del médico, ellos aunque no te lo parezca son humanos y tienen que lidiar todos los días con problemas semejante al tuyo, veras, ¿Cómo decirte esto sin que parezca que yo estoy apoyando a los médicos y no te entiendo a ti? Ellos tienen que hacer una coraza para que no les afecte todo lo que ven, pues si se dejasen llevar por sus sentimientos al final no tendríamos doctores, pues el sufrimiento seria tal que enfermarían ellos, (solo trato de ponerme en el lugar del médico). Poniéndome en tu lugar ya te puse más arriba que siento empatía contigo, que cuando leí tu carta me apetecía romper moldes y luchar contra todo, pero luego me relaje y quise ver las cosas más en frio y tratar de comprender esa actitud que no comparto pero que trato de entender. Te transmito mi inquietud para que lo veas desde otro punto de vista quizás así tu no te sientas con tanta rabia por esa forma de decir las cosas que tuvo el doctor.

    ResponderEliminar
  2. En primer lugar, gracias por dedicar unos minutos de tu tiempo en redactar el comentario y también te agradezco tu empatía, sólo aclararte que entiendo perfectamente que los médicos tienen que ponerse la coraza, ya que como tú dices se enfrentan cada día con la enfermedad y la muerte,además se de buenas fuentes que es un trabajo (el dar esas noticias) que nadie quiere hacer, y lo entiendo, pero deberían hacer ese trabajo en colaboración con un psicólogo. Afortunadamente en mi caso particular, conté con la ayuda inestimable de dos familiares mías que son psicólogas, y en especial de mi sobrina a la que llamo "mi psicóloga favorita", puesto que ella literalmente me sostuvo para no caerme y me ayudó con sus palabras a afrontar esos durísimos momentos de dolor.

    P.D.: Lo único que no he entendido de tu comentario y perdona mis pocas luces es cuando dices "cuando leí tu carta me apetecía romper moldes y luchar contra todo", ¿qué moldes? y ¿contra qúién quieres luchar?, no queda clara esta cuestión, si te apetece aclararmelo aquí estoy en mi rincón.

    ResponderEliminar
  3. Hola anónimo, no se si eres (eso parece) la misma persona que escribió la carta. Quiero decirte que tienes toda la razón deberíamos ya que lo dices reivindicar que las noticias de ese tipo las de un psicólogo, no había pensado en eso pero creo que propones algo muy interesante. Por otro lado romper moldes es una expresión, quiero decir que me gustaría romper con las formas de los médicos a la hora de dar esa noticia y luchar porque hubiese otra manera de tratar a los familiares, que en este caso yo creo que diste con la forma adecuada, el psicólogo. Un saludo y espero que el tiempo vaya cicatrizando un poco tu herida.

    ResponderEliminar

Seguidores